5 consejos para políticos de provincias en redes

1 Antes de que des el salto a la política, ya sea en las nuevas formaciones o sustituyendo a viejas glorias de los partidos de toda la vida, debes dar un repaso a tus perfiles en redes para proceder a limpiar meticulosamente todas aquellas entradas susceptibles de crear polémica en el futuro.

No te equivoques, la red más peligrosa no es Twitter, ni Facebook, ni tan siquiera Instagram o Pinterest, la que más problemas de cabeza ocasiona es Whatsapp y sobre todo los grupos de los que formas parte. Son muchos los que hacen copias semanales o mensuales de sus mensajes y puedes quedar atrapado en conversaciones surrealistas, que en nada te beneciarán cuando estés es la cresta de la ola. La pregunta más difícil de responder es: ¿cuando tu pareja deje de serlo, tendrá material suficiente para ponerte en evidencia?

2 A las redes sociales se acude para dialogar con los demás, no para lanzar los mensajes del partido y convertirte en un altavoz más de tu formación política. Necesitas que tu personalidad, la tengas o no, salga a relucir con comentarios, opiniones, siempre acordes con el partido, pero sin repetir como un loro las consignas generales.

Un truco que siempre funciona es discrepar con tu partido… en cosas nimias, que tampoco es cuestión de jugarnos el puesto que tanto nos ha costado conseguir. Ya sabes, nadie puede estar de acuerdo al 100% con el programa de su propio partido.

3 Huye de los trolls, esos individuos que se dedican a tocar las narices, y otras cosas si pueden, como máxima diversión. No les des la oportunidad. La norma básica consiste en no seguir a nadie que no firme con su nombre y apellidos, descarta amistades con seudónimos ingeniosos y antes de tomar la decisión de bloquearlos, procura contestar educadamente y obviarlos en las siguientes ocasiones.

Ten la suficiente cabeza como para relacionarte con seguidores de todas las formaciones políticas para demostrar que tu talante es abierto, y no olvides que todo el mundo puede cambiar de opinión a la hora de depositar la papeleta.

4 Debes participar de las conversaciones que se generan; se ingenioso pero no hiriente, demuestra que tienes humor e inteligencia suficiente para aguantar muchas de las tonterías que hay que escuchar en redes, pero que tu talante sea abierto y conversador.

No te metas en berenjenales que ni te van ni te viene. No faltes al respeto a ningún rival, por muy ingeniosa que sea tu idea, puesto que en redes es muy habitual que la tortilla dé la vuelta y te pille debajo. Piensa que las mejores campañas de los partidos políticos están basadas en meteduras de patas de los rivales.

5 Dedícale tiempo. No puedes abrirte perfiles en todas las redes sociales quince días antes de que empiecen las elecciones y dejarlas abandonadas una vez que se han acabado los comicios. Elige con cuidado donde quieres estar presente y dedícale todos los días un poco de tu tiempo para escuchar, interactuar, para conocer de qué están hablando tus futuros votantes, qué les interesa, qué les preocupa…

Las personas con perfiles en redes sociales no son ni más listas ni más tontas que las que no los tienen, tal vez más inquietas y por eso valoran la predisposición al diálogo por parte de candidatos,  políticos y representantes. Se tú uno de ellos, y por último no se te ocurra comprar seguidores ni delegar tus cuentas, no vayas a ser responsable de lo que no dices ni piensas.

Luis Miguel Largo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *